Detrás de bambalinas: Hilos de América en el CCPLM

En esta oportunidad, más que describir y reseñar sobre la exhibición misma[1], me gustaría narrar, brevemente, sobre cómo se conforma una muestra de esta envergadura, quiénes son los encargados de preparar este trabajo, cómo se involucran y qué tareas tiene cada uno. Me tocó estar ahí, así es que se los cuento de primera mano.

la foto (12)

Tuve la suerte de trabajar unos meses en el Centro Cultural La Moneda (CCPLM), justamente durante la preparación de la exhibición “Hilos de América. Textiles Originarios”. Nunca me había tocado experimentar tan de cerca la producción de un montaje, por lo que fue una gran experiencia, y bastante grata por lo demás.
Desde el primer contacto, los seguros involucrados, cartas y mails derivados a ministerios e instituciones de gobierno, hasta la preparación del montaje, la conservación y el material educativo que se presenta para que niños y grandes experimenten y compartan, pasan meses pero también se involucran muchas personas para lograr lo que vemos hoy.
Porque preparar y montar más de 350 piezas, pertenecientes a más de 10 colecciones distintas, no es un mérito menor. Estamos hablando de piezas tan delicadas como los antiguos Paracas del Perú, tocados de plumas desde Argentina o los maravillosos y coloridos tenangos de México… cada uno con su tratamiento y cuidados especiales. Así, resulta necesario el viaje de comisarios desde los distintos países que vienen al cuidado de cada una de sus colecciones.

la foto (6)

Detalle de un tenango mexicano

Detalle de un tenango mexicano

El montaje, o la museografía, es tema aparte. Un equipo de diseñadores y arquitectos prepara, cuidadosamente, los lugares que cobijarán y exhibirán cada una de estas prendas, los colores de las paredes e incluso, la iluminación. Aunque este último, también es tema de las conservadoras quienes además, deberán mantener humedad y condiciones adecuadas para que estas telas se sigan conservando mientras están expuestas en nuestra ciudad.
Ni les digo lo que fue buscar cada uno de los materiales que se requerían para este intrincado montaje, un “trabajo de chino” como diríamos nosotros, en que queda medida y materia prima es fundamental.

la foto (7)

Hoy, vemos una preciosa exposición –aunque venga bien de cerca la recomendación- que logra mostrar no solo el textil como prenda de vestuario, si no como objeto de vida, ya que relata la historia de los pueblos, sus quehaceres, su orden social, el cultivo de sus tradiciones, creencias y cosmovisión. Una experiencia que no se pueden perder y que estará hasta julio reunida en nuestro país.
Como punto aparte, me gustaría mencionar la exposición MANO-FACTURA, realizada en el mismo contexto de los textiles, tejidos y otras materias primas, pero desde la visión del arte contemporáneo. Esta otra versión  de la técnica, es realizada por ocho artistas chilenos, un excelente contrapunto a lo que se pude ver en las dos grandes salas del centro cultural.

por MP

¿Qué te pareció la exposición? ¡Comparte tus fotos con nosotros!


[1] Más información sobre la exposición, aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s