Chaleco: El viaje y el juego

AirelavaleriA  – el nombre con que Valeria Marmentini nos presenta su proyecto musical es un palíndromo, es decir, una palabra que puede ser leída de izquierda a derecha o al revés, un juego en que las letras dejan de ser solo letras, transformándose en algo más. Para mí, esta búsqueda determina “Chaleco”, un viaje exquisito y desprejuiciado por los sonidos, donde las texturas, ritmos e instrumentos se movilizan libremente, dibujando exóticos y bellos parajes, habitados por frases llenas  de agudeza, poesía y honestidad.

vale caratula

Mi encuentro con el disco no fue desde la música sino desde mi otro amor, las lanas. Recuerdo que, tras unas conversaciones telefónicas, apareció en mi casa esta mujer menuda, acompañada de una bolsa de lanas casi tan grande como ella. Con esas lanas amarillas yo haría un gran chaleco, no grande, enorme, que más tarde ella usaría en el arte de la producción que estaba haciendo. Esta, naturalmente, era Chaleco”.
Pero fue varios meses después de haber tejido el pesado entramado de lanas amarillas, cuando realmente pude conocer el proyecto. Primero comenzaron a circular unos videos promocionales cortitos, en los que, además de versiones acústicas de sus canciones, aparecían varios elementos coloridos como botones, campanitas y criaturas extrañas, como palitos de helado con ojitos, entre otros. Cuento esto porque considero que esta forma de congregar elementos diferentes forma parte del espíritu de Airelavaleria, ya que así mismo combina las voces, instrumentos y hasta músicos. Pero me estoy adelantando, retomaré esto después.
Cuando estos videos y primeras imágenes ya habían despertado la expectativa en mí, me encontré en la Sala Master para el lanzamiento, que contaba con más de 20 músicos invitados, entre los que cabe destacar a Santiago Downbeat, Natisú y Camila Moreno. El concierto fue un verdadero regalo y desde entonces, “Chaleco” se convirtió en uno de mis discos de cabecera, de esos que puedes escuchar concentradamente, llevarlo de viaje o incluso, puede acompañarte un día cualquiera mientras cocinas o haces alguna tediosa actividad doméstica.
vale 3

fotografías por Martin Palma para Sesión Sala Master

Airelavaleria

El disco está compuesto por 15 obras[1], las que a su vez están agrupadas en cinco partes, identificando así segmentos, estados y temáticas, como eslabones particulares pero enlazados. Me resulta particularmente complicado señalar alguna obra por sobre otra, por lo que iré comentando una de cada parte del disco.
De la primera parte, la que primero atrapó mi atención fue Rendición. Aquí, a través de movimientos sutiles y juegos de voces, la música crea el cauce que la letra narra, un cauce que toma fuerza con la incorporación de motivos e instrumentos. Ese sentido de movilidad y fluidez vuelve a aparecer con otros colores en otras como Memoriando, interpretada enteramente por voces o la enérgica Caudal, donde este fluir se vuelve urgente y poderoso.
De la segunda parte destaco No todas queremos ser divas ya que en esta canción se concentran varios elementos de los que hacen de este un trabajo tan iluminado.  Y es que esta manifestación “de alegatos retro” -según la misma letra- nos presenta con inteligencia tres elementos que pocos saben insertar tan bien en la música: el juego, la crítica y el humor.
Algo similar ocurre con El crimen del arriero, que abre la tercera parte y cuya letra está compuesta en su totalidad por refranes populares –con leves modificaciones a momentos- convirtiendo entonces el juego en un ejercicio creativo como la idea del palíndromo. En la cuarta parte se genera una suerte de introspección, principalmente en Espíritu mío donde el sentido de la oración –orientada originalmente a un ser superior externo- cambia para buscar crecimiento desde el interior.
No comprendo porque AirelavaleriA decidió dejar sola en la quinta parte a Estrellita, pero puedo decir que funciona muy bien como cierre. Y es que tras el periplo recorrido llegamos a una zona vulnerable pero fuerte, delicada pero sólida. Como esos finales que solo pueden ser el comienzo de algo más.

por Macarena Salinas

¿Quieres ganarte el disco de AirelavaleriA? Pues debes estar atento en nuestra página de Facebook… ¡pronto sortearemos uno!


[1] Elijo el término “obras” y no “canciones”, ya que en este planteamiento libre, de juego y exploración musical, las estructuras más evidentes se diluyen, dando paso a construcciones que muchas veces se alejan del formato clásico de la canción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s